poder judicial mercedes

poder judicial mercedes

 

 

 

Período institucional 1916 – 1944

En poco más de cinco lustros el quehacer institucional se manifiesta en distintos órdenes: Gremial, Cultural, Legislativo y de Política Judicial. Si bien correspondería hacer una enumeración de los múltiples actividades que lo tuvo como protagonista, más que extenso resultaría por lo que solo dos aspectos se extraen del cofre de sus testimonios:

  • La lucha por la colegiación, y
  • La lucha por una recta y proba administración de justicia.

Ambas finalidades fueron en el período 1916 - 1944, por las que lucharon en frentes y flancos; los tres poderes sobre los que se sienta el trípode republicano tuvieron ocasión de escuchar y atender los reclamos o propuestas del Colegio y en muchas ocasiones su palabra reportó respuesta puntual al pedimento-sugerencia enarbolado desde Mercedes, de cuyo conocimiento Actas, Memorias, y el periodismo se hicieron eco.

Entre el 5 de enero y el 5 de mayo de 1944 la Provincia de Buenos Aires tuvo como interventor federal al Dr. Julio Oscar Ojea, funcionario que en el corto lapso de su ejercicio al frente del Gobierno Bonaerense instrumentó la reglamentación de tres profesiones liberales: la de Abogados, Médicos y Farmacéuticos, creando, en todos los casos, los respectivos Colegios y llevando adelante la medida por medio de comisiones organizadoras.

El Decreto N° 543, del 20 de enero de 1944, recordaba en el Considerando ser facultad indiscutida del Estado reglamentar el ejercicio profesional y que para ello era indispensable la creación de un instrumento legal -que bajo la supervisión de la autoridad estatal- agrupe y represente a los abogados ejerciendo sobre los mismos poderes disciplinarios y de dirección, para lo cual devenía impostergable la instalación en forma oficial de los Colegios de Abogados. El Dr. Ojea dejó dicho que en esta materia el Poder Ejecutivo con fecha 22 de agosto de 1942 había suscripto un proyecto de ley el cual contaba con sanción favorable de la H. Cámara de Senadores y la aquiescencia de Colegios y Asociaciones de Abogados.

En las disposiciones transitorias del Decreto N° 583, se establece como atribución del Delegado Federal la de designar los Consejos Directivos organizadores de cada Colegio de Abogados Departamental, cuyo cometido debían ejecutarlo en el plazo de un año con los alcances enmarcados en el Decreto N° 1386 del 1 de febrero de 1944.

Por su parte el Colegio de Abogados en orden a la sanción del Decreto N° 583, en sesión del Directorio del 2 de febrero de 1944 y ante las designaciones efectuadas por el Poder Ejecutivo de los doctores J. Florencio Ortíz, Roberto R. Tamagno, Julio L. Ojea Quintana, Horacio Cárdenas, y Félix Collado para poner en marcha la nueva entidad de derecho público, resolvió convocar para el día 11 del mismo mes a Asamblea General Extraordinaria con el fin de proveer a su disolución y destino de bienes.

Con la escasa presencia de los doctores J. Florencio Ortíz, Roberto Tamagno, Horacio Cárdenas, Dalio de Paola, Roberto Lasala, Héctor Francisco Heredia, Luis S. Ojea, Atilio R. Siri y Julio M. Ojea Quintana, acordaron, en modo unánime

“…declarar disuelto el Colegio de Abogados de Mercedes (Buenos Aires) y recabar del P.E. la cancelación de la personería jurídica...”

poniendo a disposición de la Intervención Federal los bienes del Colegio y les dé el destino que corresponda, comisionando a los doctores Ortíz y de Paola lleven a efecto lo dispuesto en la Asamblea. El acto concluyó con un discurso pronunciado por el doctor Ortíz, manifestando,

“…con la resolución final adoptada por esta Asamblea Extraordinaria se pone término a la existencia de nuestro viejo, tradicional, histórico y querido Colegio que vió la luz el 23 de junio de 1916, del que fue uno de sus fundadores. He dicho mal, nuestro Colegio no se extingue, no muere, porque nació para vivir a perpetuidad, para fomentar y sostener la rectitud y la ilustración en el ejercicio de la abogacía y velar por la buena marcha de la administración de justicia, como rezan sus Estatutos, aspiraciones que en buena parte los ha cumplido, y si no hizo más fue porque le faltaba el imperio que sólo podía darle la ley. Seguirá floreciendo, pues, con más lozanía a través de la nueva entidad creada por el Decreto Ley del Gobierno de la Intervención Federal en la Provincia de 20 de enero del cte. año, con más amplias facultades, con deberes y derechos que acuerda, reconoce e impone en su largo articulado…”.

En su mensaje el doctor Ortíz hizo hincapié en la historia de la entidad que con una trayectoria de 28 años, aproximadamente, alcanzaba, ahora,

“… la más alta finalidad perseguida por los Colegios y por la Federación Argentina desde los albores de su fundación, bajo la presidencia inolvidable del doctor Manuel Gonnet hasta la más inteligente y de fecunda actividad desarrollada en la ejercida por el doctor Honorio Silgueira, reemplazado en el año 1943 por el voto unánime y el aplauso de la mesa directiva por nuestro actual Interventor Nacional, doctor Julio Oscar Ojea, otro de los grandes campeones, sostenedores de la oficialización de los colegios de abogados. La Providencia ha querido que fuera designado para ese elevado cargo nuestro ilustrado y dinámico convecino, por S.E. el Sr. Presidente de la Nación, General de División, Pedro Pablo Ramírez y la Provindencia también le ha acordado la gracia de que fuera él el llamado a hacer efectiva esa suprema aspiración que tuvo, justo es recordar en este momento, su principio de ejecución en el proyecto incoado en el Ministerio del doctor Vicente Solano Lima, del Gobierno del doctor Rodolfo Moreno, en el que prestaron su colaboración todos los colegios y la Asociación de Abogados de La Plata, proyecto que mereció su aprobación por la Cámara de Senadores, no así por la de Diputados, que no llegó a considerarlo en ese año, por lo que hubo de interesarse nuestro Directorio nuevamente con el Sr. Interventor, General Verdaguer, que poco después renunció al cargo que desem-peñaba…”. (16)

El decreto 1386 del 1 de febrero de 1944 determinó el alcance de las atribuciones de las Comisiones, y por su igual Nro. 1580 del día 4 designó a los integrantes del Consejo Directivo, recayendo en los doctores J. Florencio Ortiz, Roberto Tamagno, Julio Ojea Quintana, Horacio Cárdenas y Félix Collado quienes asumieron por ante la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial del Centro, en acto que presidió su titular doctor Fernando Legón el día 10 de marzo de 1944. (17). Luego, distribuidos los cargos correspondió la presidencia al Dr. J. Florencio Ortiz, vicepresidente el Dr. Horacio O. Cárdenas, Secretario Dr. Julio M. Ojea Quintana, Tesorero Dr. Félix A. Collado y vocal Dr. Roberto R. Tamagno. Entre las facultades reconocidas al Consejo Directivo estaba la de integrar el Tribunal de Disciplina, por lo que designaron a los doctores Santiago L. Balado, José Antonio Torres, Marcos Cildóz, Roberto A. Lasala, Mateo G. Dillon, y en calidad de suplentes Hermenegildo Ménica, Edmundo Rúa, Dalio de Paola, Atilio Dagnino Iphar y Guillermo San Martín, que a poco renunció al incorporarse como Secretario del Juzgado Civil y Comercial Nro. 1 de Mercedes, siendo reemplazado por el Dr. Héctor Francisco Heredia. (18).

Una multiplicidad de labores tuvo a su cargo el Consejo Directivo provisorio, entre ellas estructurar el régimen de gobierno de la matrícula y el de la defensa y asistencia de los pobres, el poder disciplinario de los abogados, la reglamentación funcionamiento del Colegio, el trabajo en subcomisiones para proyectar reglamentos, régimen arancelario, Caja de Previsión y Asistencia Social para el Abogado; las de promover medidas contra el ejercicio ilegal de la abogacía, la promoción del acervo bibliográfico, el interés en el mejoramiento de los sueldos del personal judicial, gestiones para la puesta en marcha del Tribunal de Menores, la edición de un Boletín bajo la dirección del Dr. Horacio Bustos Berrondo, reclamo a la Suprema Corte de Justicia ante medidas consideradas -en principio- como restrictivas de la faena profesional y gestiones de rechazo al propósito de abogados de Junín para el desmembramiento de algunos partidos y crear el Departamento Judicial en dicha ciudad. Respecto a esto último, el Colegio de Abogados de Mercedes llevó a la mesa gubernativa una interesante propuesta: la Justicia de Paz Letrada en los partidos de la pro-vincia que, vale recordar, recién en 1979 la iniciativa se vio concretada (19).

Correspondió al Colegio mercedino hacerle conocer a la Intervención Federal dictara un decreto disponiendo la fecha de caducidad de los Consejos Directivos provisorios, por lo que en orden a la presentación, se dispuso cesaran los mismos el 30 de marzo de 1945, y en su consecuencia convocose a Asamblea General Ordinaria para el día 28 de marzo para la elección de autoridades titulares. Dos listas fueron presentadas para su oficialización, una encabezada por el Dr. Vicente L. Dobarro y la otra por el Dr. Julio César Landini, que resultó triunfante en la “amistosa contienda”.